REFLEXIÓN Y DECISIÓN

Quito, 8 de abril 2021

Los obispos de la Iglesia Católica, como pastores y ciudadanos, el 5 de enero del año en curso, con el título “Responsabilidad política”, hicimos un llamado a los políticos y a la ciudadanía en general a obrar de una manera libre y responsable frente al proceso electoral en curso.

En estos días previos a la segunda vuelta, en la que se elegirá al Presidente y Vicepresidente de la República del Ecuador, queremos recordar algunos aspectos importantes:

a) La participación de todos los ecuatorianos, en un estado democrático, es una obligación ciudadana que nos compromete a opinar y a decidir “en la vida política, cívica y comunitaria del país, de manera honesta y transparente”¹.

b) Es una obligación moral y cívica buscar, consciente y razonadamente, a quienes sean más capaces de afrontar, con realismo y esperanza, las crisis sanitaria, económica y ética, que marcan hoy la realidad personal, familiar, laboral y social de los ecuatorianos.

c) Con nuestro voto hacemos historia y generamos progreso o retroceso, empleo o desempleo, seguridad o inseguridad, honestidad o corrupción, justicia o impunidad. Un voto que responda fundamentalmente a nuestros valores, a nuestros sueños, a nuestra fe, siempre en el marco del respeto a quien piensa diferente y sin que por ello sea considerado enemigo.

d) Toda realidad humana, ya sea personal, familiar, social, política, económica o cultural, es fundamental en la vida de los cristianos. La fe cristiana, de este modo, no puede vivirse únicamente en el espacio de lo privado y de lo individual, sino que tiene una exigencia de servicio, de don de sí, de compromiso y de transformación de la sociedad.

e) Los actores políticos, en su condición de candidatos, o como dirigentes de partidos y movimientos, tienen la responsabilidad ética de ofrecer soluciones que respondan a las necesidades de la población, libres de toda forma de demagogia que atenta contra la verdad y la justicia.

f) Quienes sean electos deberán gobernar para el Ecuador entero, en diálogo, respeto y colaboración con todos los sectores de la sociedad.

Que el Corazón de Jesús ilumine nuestra mente para que podamos discernir y elegir a quiénes respondan a los intereses de todo el pueblo ecuatoriano; y que María, Madre de Jesús y Madre nuestra, proteja a nuestra Patria.

¹Constitución Política del Ecuador, Art. 83, Numeral. 17.

CONSEJO DE PRESIDENCIA

CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA

 

Powered by OrdaSoft!

Rocafuerte y 6 de Diciembre
Francisco de Orellana (Ecuador)
+593 06 288 1645

000658106